Vivir es un tránsito, un camino en donde todos somos nómadas. Que la travesía merezca la pena, depende de ti.

26 de septiembre de 2012

El buitre-águila (Gypaetus barbatus)

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) es, sin ningún género de dudas, una de las aves más espectaculares y bellas de nuestra geografía. El imponente aspecto que mantienen los adultos cuando se encuentran posados no deja indiferente a ningún observador, ni tampoco su penetrante mirada, resaltada por un anillo esclerótico de intenso color rojo que rodea un bonito iris blanquecino.

Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 6.3 - 1/400 sg. 200 ISO.


Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 7.1 - 1/400 sg. 200 ISO. Recorte de una imagen mayor.

Su nombre científico deriva de los vocablos griegos "gyps" y "aetos" que significan respectivamente buitre y águila, lo que viendo a uno de estos animales de cerca no puede parecernos más acertado. Con su aspecto velero y larga cola, sus colores contrastados y llamativos, y su gran pico ganchudo podría parecernos fácilmente una especie de águila. Por el contrario, sus gruesas y toscas garras delatan su ineficacia para la caza, lo que se ve confirmado atendiendo a su alimentación, siendo esta, además, una de las características que más llama la atención, pues es la única ave osteófaga del planeta. Los huesos, que constituyen la base de su dieta una vez tienen el tamaño adecuado -lo que a veces consiguen dejándolos caer sobre los conocidos "rompederos"- son tragados enteros, sin contemplaciones y con una facilidad asombrosa.

Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 5.6 - 1/1250 sg. 400 ISO.





Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 6.3 - 1/500 sg. 200 ISO. Imagen re-encuadrada.

Otro rasgo distintivo de esta especie es su bigotera, constituida por finas plumas a modo de pelos en las partes superior e inferior del pico, y que justifica suficientemente el apellido "barbatus", palabra latina muy descriptiva.



Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 5.6 - 1/500 sg. 200 ISO. Pequeño recorte de una imagen mayor.

Puestos a buscar más curiosidades que hacen de esta rapaz un ave, si cabe, más peculiar todavía, nos fijaremos en la costumbre relativamente frecuente de constituir unidades familiares compuestas por dos machos y una hembra (tríos poliándricos). O su costumbre de bañarse en aguas ferruginosas que tiñen su plumaje de un típico color anaranjado más o menos intenso, ya que su color real es el marfil o crema, casi blanco.



Ejemplar con una coloración muy clara.
Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 6.3 - 1/320 sg. 200 ISO.



Ejemplar con la coloración típica anaranjada.
Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 6.3 - 1/320 sg. 200 ISO.

Su madurez sexual tiene lugar a los 7 años de edad, y desde que nace hasta que la alcanza pasa por varios estadíos de plumaje muy distintos. Nosotros los resumiremos en tres, aunque cada uno de ellos puede ser dividido además en otros, en función de sus mudas. Se consideran juveniles hasta los 3 años, subadultos con 4 y 5 años de edad y finalmente adultos los de 6 (imperfectos) y 7 años en adelante.

 Juvenil de menos de una año de edad, con el típico moteado blanco y el iris del ojo grisáceo.
Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 6.3 - 1/320 sg. 200 ISO.

 María, de algo más de un año de edad, sin el moteado blanco de las plumas ventrales y el iris ya muy claro. 
Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 5.6 - 1/320 sg. 200 ISO.

 La hembra Paola, juvenil de tres años de edad, con el vientre marrón y la bigotera más desarrollada. 
Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 5.6 - 1/320 sg. 200 ISO.



Adulto imperfecto de 6 años. 
Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 8 - 1/200 sg. 200 ISO.

Fotográficamente hablando, podemos decir que sería casi imposible fotografiar a esta especie posada en una "carroñada" libre y sin controlar, al menos para los que residimos lejos de sus montañas. O por lo menos lo es sin un empleo de tiempo y esfuerzo desproporcionados. Esto es así tanto por los controles administrativos que se mantienen para velar por su conservación y protección, como por la amplitud de sus territorios de campeo. La opción realista son los muladares ya existentes, gestionados por las administraciones autonómicas o algunas entidades privadas. En el Pirineo español existen varias opciones. En Lérida encontramos la posibilidad de utilizar el hide de la empresa Photo Logistics, o el situado en el cebadero de Boumort dependiente de la Generalidad de Cataluña o el de Jordi Canut en Buseu. Por su parte, en Aragón localizamos el emblemático hide del Cebollar, en Torla, del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA).






Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 6.3 - 1/400 sg. 200 ISO.

Todas las imágenes de este post están realizadas en este último Punto de Alimentación Suplementaria, del que sólo puedo hablar excelencias. Los fondos son extraordinarios, y las luces muy buenas, con contraluces interesantes por la mañana y cálidos rayos de sol por la tarde. La distancia a la que se posan al borde del cantil ronda generalmente los 25-30 m., aunque también ocasionalmente pueden llegar a situarse más cerca del hide o, por el contrario, más distanciados. Por ello un 500 mm montado sobre algún cuerpo con factor de multiplicación puede ser una lente idónea para hacer tomas completas del animal, posado sobre las rocas. Sin embargo, para realizar entradas no es muy práctico por el poco espacio de maniobra y tiempo de reacción que tendremos desde que aparecen en los laterales de nuestro ángulo de visión -emergiendo tras unos pinos- hasta que se posan. Una focal algo menor o un zoom aumentarán exponencialmente nuestras posibilidades de hacer buenas entradas. Habitualmente aquí podremos hacer fotografías de quebrantahuesos, buitre leonado y cuervo. A veces también de águila real e incluso zorro, siendo además el alimoche comensal habitual durante la época del año adecuada.

 Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 5.6 - 1/250 sg. 200 ISO.


Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 6.3 - 1/160 sg. 200 ISO.





Canon EOS 7D. Objetivo EF 500 mm / 4 L IS USM. Trípode Manfrotto 055 NAT y rótula Triopo DG3. Prioridad a la Apertura, f 5.6 - 1/250 sg. 200 ISO. Recorte de una imagen mayor.

El permiso se solicita al INAGA a finales de año. Hay que estar atentos para no perder la oportunidad. Por ejemplo, para la temporada 2012 las condiciones aparecieron publicadas en el Boletín Oficial de Aragón a primeros de octubre de 2011 y se solicitaron entre el 2 de noviembre y el 16 de diciembre de ese mismo año. Se concedieron un total de 11 autorizaciones para un periodo comprendido entre primeros de abril y finales de noviembre, por escrupuloso sorteo público. Cada permiso es válido para los cinco días laborables de una semana -de lunes a viernes-, entrando generalmente al hide tres de ellos. Una vez se ha tenido la fortuna de estar entre los 11 autorizados, se confirma la aceptación de la semana otorgada en el sorteo y se pasa a pagar las tasas. Cada solicitante puede incluir a un compañero en el permiso. Ya sólo resta tener suerte con el tiempo y los animales. Sobre el terreno, el buen hacer y profesionalidad de los Agentes de Protección de la Naturaleza que organizan los aportes de comida está asegurado, siendo exquisito el trato con los fotógrafos y encomiable su interés porque marchen de Torla con la satisfacción de haber pasado unos días perfectos y de haber obtenido buenas tomas de esta belleza que es el quebrantahuesos.

6 comentarios:

  1. ¡ESPECTACULARES!, los bichos y las fotos.
    Enhorabuena por el trabajo bien realizado y por la calidad de las tomas.
    Un día me tienes que llevar a estos sitios, je, je...
    Salu2.
    Lillo.

    ResponderEliminar
  2. En realidad lo más fácil es hacer las fotos. Porque no es experiencia, si no lotería el que coincidan adecuadamente toda esa serie de circunstancias que hacen que las fotos luzcan lo que realmente se merecen estos animales. Lo primero, tenerlos delante a 25 m de distancia, y a partir de ahí contar con unos fondos y unas luces como estos, que las nubes sean muy suaves por la mañana para tamizar el contraluz, y a ser posible inexistentes por las tardes, que los animales aguanten en el borde del cantil, que te coincidan días buenos, que bajen ejemplares adultos con diferentes plumajes, que no tengan marcas alares, que se quiten de delante alguno de los veintitantos cuervos que acuden a este lugar, ...

    En definitiva, poder estar allí para, en el caso de que coincidan bien el resto de circunstancias sobre las que uno no puede actuar, poder hacer lo más sencillo: apretar el disparador de la cámara.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. me encantan todas las fotos de el quebrantahuesos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pusiste difícil saber quién había escrito este comentario, pero ahora que lo sé, te puedo asegurar que me alegra mucho y muy especialmente que a te gusten las fotos. Tú sabes que mis fotos son tus fotos.

      Un beso y un abrazo.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José María, por fin enciendo el ordeñador. Gracias por entrar y comentar. Lo cierto es que me das una gran envidia (sana). Ya sabrás que una vez has estado haciendo fotos en el Cebollar, has de esperar tres años para volverlo a solicitar, lo cual me parece correcto dado el número de solicitudes que se realizan anualmente y el reducido número de semanas que se permite la asistencia al hide. Es la única manera, junto con el sorteo, de ser realmente justos. El caso es que, como quiera que yo estuve allí en el 2012, hasta el 15 no podré solicitar otro permiso, en cuyo caso, y siempre que tuviera la suerte de de resultar afortunado en el primer sorteo, hasta la temporada del 2016 no podré regresar.

      Cambiando de tema, creo que el Cebollar es un lugar idílico, por su ambiente y por sus luces. El 500 con el cuerpo de cámara te dará encuadres un poco "apretados", al menos para mi gusto, pero al menos tendrás oportunidad de obtener muy buenas tomas, ya que en general se posan en el borde del cantil, es decir lo más lejos del hide que permite el lugar. Eso es bueno para el 500 mm. Sin embargo, para hacer entradas en vuelo ese equipo te creará problemas, pues hay muy poco margen de maniobra antes de posarse, desde que entran en el campo de visión. También supongo que el lugar por el que entren dependerá mucho de la dirección del viento. Cuando yo estuve, entraban siempre de izquierda a derecha, emergiendo bruscamente de detrás del pinar para posarse acto seguido. Resultado: imposible hacer buenos vuelos con el 500 y echaba de menos un 300 mm o un zoom 100-400.

      Yo estuve también en septiembre, así que en condiciones climatológicas adecuadas, tendréis las mismas luces que ves en mi entrada. Solo me resta desearos buena suerte con el cielo y con los animales, y que entren en número suficiente ejemplares adultos sin marcas alares y, a ser posible, con variaciones de color.

      Por último, dale recuerdos a Manolo Calderón de este salmantino que también disfrutó hace unos años de las avutardas de la Serena.

      Suerte para los dos, y si necesitáis cualquier información, ya lo sabéis, aquí tenéis un amigo. Un fuerte abrazo y deleitarnos después con vuestro buen hacer a través de los blogs.

      Eliminar