Vivir es un tránsito, un camino en donde todos somos nómadas. Que la travesía merezca la pena, depende de ti.

27 de noviembre de 2013

El árbol de piedra

A lo largo de la historia de la humanidad, la vanidad humana nos ha regalado colosales maravillas ciclópeas fruto de la mentalidad ostentosa de algunos sectores sociales. Personajes que se regocijaban en la propia grandiosidad de su obra y en la comparación con la de los demás y su superación. Petulantes, pretenciosos y fatuos, nos legaron edificios monumentales (o monumentales edificios) que hoy en día forman parte de nuestra vida cotidiana y que nos rodean en nuestro deambular por las ciudades. Palacios y catedrales son un buen exponente de cómo la megalomanía de unos nos ha permitido a los demás heredar la belleza de la perfección arquitectónica, transformada en verdadera y excelsa obra maestra.


23 de noviembre de 2013

El traidor



Mirando la calle sabiendo por dónde va
espera el traidor en la oscuridad.
Resaltan sus manos ensangrentadas
invisiblemente por la infidelidad.
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente

El silencio es denso y la espera larga.
Su corazón late, se le escapan las palabras.
Se dice sonriendo "es igual, ya es igual
yo ya estoy perdido, para mi no hay lugar"
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente

Tirado en la calle, la cara desencajada,
espera el traidor y la vida se le escapa.
Sus manos arañan los últimos segundos,
alguien se encargó de que no hablara.
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente
Te ensuciaron la mente

(El traidor, letra y música de Aurora Beltrán, del disco Nieve Negra, del grupo musical Tahures Zurdos)

21 de noviembre de 2013

Espacios intermedios

La ciudad, todas las ciudades, están repletas de rincones olvidados, lugares apartados llenos de detalles desapercibidos, sitios perdidos, extraviados, desatendidos y ensuciados. Marginados. Guetos donde adolescentes anónimos dejan sus firmas, donde el paso del tiempo recubre con una capa de polvo y moho las paredes viejas de cemento, donde las ventanas dejaron hace mucho de serlo tapiadas por ladrillos y donde los tejados se cubrieron de líquenes y musgos. No hace falta alejarse mucho del centro. A veces ni siquiera salir de él. Son los espacios intermedios. Esos que se pueblan de gatos callejeros cuando la ciudad duerme. Esos donde el haz de luz de los pequeños farolillos oxidados a duras penas llega al suelo. Esos que se envuelven de silencio. De sombras. De temores y recelos. Esos donde el retumbar de nuestros pasos nos proclama nuestra vulnerabilidad. Esos son nuestros espacios intermedios.








20 de noviembre de 2013

Caminando por la estrecha línea sinuosa

Camino por la estrecha línea sinuosa que hace más humana la sierra. Serpenteante, cubierta de hojas marchitas desprendidas de castaños y robles, la línea me transporta a un estado de bienestar y paz que no encuentro en la ciudad. Se desliza por el fondo del valle. A los lados escucho el vocerío hueco de los realeros y el monótono ladrido de sus podencos provocando el pánico en lo alto de las laderas, cubiertas de alcornoques, madroños y carrascos. El bosque, por lo demás, está en silencio, húmedo y saturado por las lluvias, tapizado de setas que emergen entre la hojarasca y de blandos musgos que cubren por igual grandes rocas, vallas de piedra y troncos de árboles. No camino solo por esta estrecha línea sinuosa. Junto a mis pasos están los de un puñado de amigos, que caminan junto a mi, a mi lado. Sin prisas, disfrutando de la conversación y la compañía, del paisaje y el otoño. De este día nublado de mediados de noviembre.






16 de noviembre de 2013

Yesterday

Parece que fue ayer.




Yesterday,
All my troubles seemed so far away,
Now I looks as though they're here to say
Oh, I believe in Yesterday.

14 de noviembre de 2013

Postales a un emigrante

Abro el buzón y recojo la correspondencia, tras lo cual subo las escaleras y entro en la penumbra de la casa. Dejo el móvil y las llaves en la mesita de la entrada y me dirijo al salón. Pulso de manera autómata una tecla del teléfono y escucho sin escuchar el contestador automático mientras me dejo caer, derrotado, en un sillón situado estratégicamente junto a una ventana por la que entra, tamizada por unos visillos, la luz de un patio interior. Dejo a un lado, en el suelo, facturas y publicidad, y me quedo sosteniendo la postal. Una nueva postal que me remueve por dentro las entrañas. La miro sin prisas y observo su imagen, una antigua y descolorida fotografía de la ciudad donde siempre viví. La ciudad de mi infancia, de mi juventud y de mi madurez. La ciudad donde dejé a mi gente y a mi familia, ahora tan, tan lejana.

Le doy la vuelta y leo pausadamente lo que en ella escribió alguien a quien hecho mucho de menos. Está lejos, muy lejos. Y yo estoy cansado, muy cansado. Verdaderamente cansado. Me pesan los días, pero sobre todo las noches. Me pesan más si cabe ahora, con este puñado de palabras escritas que sostengo entre mis manos. Me pesan la ausencia, el tiempo y la distancia. Me pesan la impotencia y el desánimo, la nostalgia y la añoranza, que me obligan a arrastrar los pies por esta vida que ya no parece vida. Quiero rebobinar y no sé dónde está el botón que debo apretar.

Dejo la nueva postal dentro de la caja de cartón azul, al lado de la que recibiera la semana anterior, haciendo un gran montón junto con las de los meses pasados, y las restantes postales que he ido acumulando los últimos años. Años que perdí -que perdimos- en busca de un sueño que siempre se mostró burlón, siempre un poco más allá de la punta de mis dedos. Mi caja de cartón azul no es, sino, el resumen de mi dolor y desesperación. Devuelvo la caja a su rincón, junto al portarretratos en el que unos ojos negros carbón me hablan directos al corazón. Nos miramos por unos momentos eternos y le doy la espalda, saliendo de la habitación.

Arrastro los pies por el pasillo hasta el dormitorio frío. Mi cuerpo se desploma sobre la cama como si lo hubieran ejecutado, y cando los párpados recordando esos ojos negros carbón. Duermo una vez más soñando haber volado de aquí mañana al despertar.






12 de noviembre de 2013

Macro otoñal

Lo insólito de lo cotidiano y de lo vulgar, de lo sencillo y de lo pequeño. Lo sorprendente de lo cercano y de lo ordinario, de lo conocido y de lo corriente. La belleza del detalle, de lo que no vemos porque no miramos, de lo que no apreciamos porque no nos detenemos. Pequeñas agujas que defienden el interior y su tesoro, el simple envoltorio de una semilla, de un fruto, de la regeneración, del futuro. De la perpetuación de la vida.

10 de noviembre de 2013

Mundos paralelos

Cierro los ojos y duermo. Floto en un mundo onírico, de sombras y luces, de brillos y colores. En un sueño de belleza indescriptible que se desvanece si despierto. Y no quiero volver a la realidad. Anhelo quedarme en este juego de reflejos. Prolongar el sueño. Me aferro a la quimera y al delirio, y duermo, aquí, en mi mundo paralelo, al otro lado del espejo.



9 de noviembre de 2013

El individuo

¿Qué es el individuo para ellos? Un número, una estadística, un punto en un gráfico, un cálculo aritmético, una porción del rebaño, una pieza más, un peón sacrificable. Sin vida, sin sentimientos, sin esperanzas ni anhelos, insignificante. Sin mirada. Sin corazón.

Un muerto vertical. Sin derechos.



7 de noviembre de 2013

El otoño en mi jardín

Por fin respiro a otoño en mi jardín. Paseo por sus caminos pisando las primeras hojas secas, amontonadas en los rincones por el viento, y huelo a madera y tierra húmeda. El cielo, blanquecino. La hierba, de verde saturado. Los primeros chopos amarillean como una llamarada, al lado de otros que aún resisten completamente verdes. Los cormoranes han regresado y sobrevuelan en pequeños grupitos por encima de las choperas, en su trasiego diario sobre la cinta plateada del río. Las garcetas comunes se entretienen en la aceña del molino intentando, pacientes, sorprender a algún pececillo. Entre tanto, el martín pescador pasa veloz volando recto sobre el agua, a baja altura, con su reclamo inconfundible.

El viento, incómodo en la cara, desprende las hojas amarillas, que caen mortecinas a mi alrededor. El ambiente fresco y las escasas horas de luz envuelven el transcurrir de estos días desapacibles.

Y sí, ahora ya puedo decirlo, llegó por fin el otoño a mi jardín.