Vivir es un tránsito, un camino en donde todos somos nómadas. Que la travesía merezca la pena, depende de ti.

2 de febrero de 2016

Abstracciones

Miro hacia arriba mientras descanso sobre la colchoneta, esperando un sonido, una zambullida en el agua que me haga enderezarme como un resorte, como un detonante que anime esta tarde monótona y aburrida. La garceta grande se ha quedado muuuuy lejos de donde estoy, igual que su prima la garza real. El pato cuchara idem de idem, y respecto de los simpáticos zampullines chicos que nadan en la orilla de enfrente ... pues eso, que son muy chicos para que merezca la pena hacerles fotos desde mi posición. Nada, mi cormorán grande me ha dado plantón, lo mismo que el bando de cercetas comunes y de azulones que cada día se dejan caer por este lugar apartado, en el interior de la finca particular de un conocido.

En fin, ¿qué se puede hacer ante una tarde con "calma chicha" en el ambiente. Pues buscar con la compacta moscas y hormigas que recorran mi chajurdo. Sombras, líneas y manchas.







4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Si yo te contara! las tengo de todos los tipos, jeje

      Eliminar
  2. Cuando el diablo no tiene que hacer mata moscas con el rabo. Pues eso. Un beso.Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hacer sí tenía. La espera y su emoción forman parte del trabajo fotográfico con la fauna. De hecho es imprescindible para disfrutarla, aunque unas veces de frutos otras no.

      Otro beso para ti.

      Eliminar